Juan Fresno en una acción de ataque frente al Bezana.

Cruel fue para con el C.D. Tropezón el destino en el día de ayer, estreno de los nuestros en el Campeonato de Liga de 3ª División 2018/19, recibiendo en Santa Ana al C.D. Bezana, cayendo derrotado por 0-1.

No fue un partido para “tirar cohetes”, ni por comparación parecido a los cuartos y semifinales disputados en Cabezón de la Sal correspondientes a la Copa RFEF, donde la imagen y el resultado deportivo de los nuestros fue sin duda mucho mejor, pero el resultado del partido de ayer hay que tener claro que fue “cruel e injusto”. No es menos cierto tampoco, que esto es fútbol, y este tipo de circunstancias se dan más a menudo de lo que en un principio podamos pensar. Unas veces te benefician, y otras te perjudican como en el día de ayer. Cuando se trata de hacer un cómputo al final de la temporada, uno, llega a la conclusión de que lo que este bendito deporte un día te quita, otro te lo da sin quizás merecerlo.

Lo cierto, es que el partido en el primer periodo de juego, fue de dominio alterno y con pocas acciones de ataque en una y otra área. Destacaremos un testarazo de Zarandona que se marchó alto en el minuto 9, otro testarazo quizás un tanto inocente por parte de Jorge Rodríguez que acabó en las manos de Vía cuatro minutos más tarde, y la única y por ende primera ocasión para los visitantes, cuando transcurría el minuto 40 Cristian disparaba junto a la base del poste de la meta defendida por Rubén Lavín.

Jorge sufrió demasiadas acciones como la de la imagen si que fueron sancionadas.

Ya en el segundo periodo, el dominio del partido corrió casi en exclusiva al Tropezón. Dominio estéril eso sí, ya que el gol no llegaba, y las aproximaciones  a la meta rival eran a “cuentagotas”. Cuando sólo llevaban transcurridos dos minutos de la reanudación, buena galopada de Fresno, que culminó con un disparo desviado. Sólo tres minutos después, fue Zarandona el que desde 50 metros intentó sorprender al portero visitante que estaba adelantado. En el 54, el mismo protagonista, Zarandona, remataba de cabeza desviado.

En el minuto 76, la más clara para los nuestros de todo el partido, regateando Jorge Rodríguez al portero visitante, cometiendo éste un posible penalti sobre nuestro delantero, que no obstante, continuó la jugada con un disparo que fue rechazado por la defensa, y el balón acabó el los pies de Miki que tampoco pudo definir satisfactoriamente.

Con un equipo rival que durante el segundo periodo no quería jugar, ni quería saber nada de acciones de ataque, pero que no obstante se defendía con orden y no pasaba por excesivos apuros, llegó en el minuto 89 el fatal desenlace que dictaminó el resultado del encuentro.

Zarandona fue quien más se prodigó en remates a puerta.

Después de un contragolpe, con cierto barullo en el área local, fue Conde el que con el talón, desvío un disparo a puerta, que acabó en el fondo de las mallas ante la incredulidad de los aficionados que se encontraban en las gradas de Santa Ana.

No había ni siquiera tiempo de reacción, y con la primera jornada de Liga, llegó la primera derrota y el primer jarro de agua fría.