Chamorro, el capitán del CD Tropezón, recibe de manos del Alcalde de Torrelavega el Trofeo de Campeón.

El C.D. Tropezón se proclamó este miércoles 12 de septiembre en Campeón de la Fase Autonómica de la Copa R.F.E.F., al vencer en 120 minutos a la U.M. Escobedo por 2-3, en partido disputado en el Estadio de El Sardinero.

Dos de los conjuntos que están llamados a estar en lo más alto en este recién estrenada liga 2018/19, se enfrentaban en la final de la Copa Federación, y no defraudaron. Con el resultado de empate sin goles, se completaron los primeros noventa minutos de juego, con dos periodos bien definidos.

El primer periodo, fue prácticamente un monólogo de los nuestros, que dominaron todas las facetas del juego. La posesión, de este primer periodo, fue de más de un 65% de los nuestros, que además generaron ocasiones para haberse ido a la caseta en el descanso con al menos un par de goles en su haber. No hubo puntería ni acierto de cara a gol, y eso que las hubo de diferentes formas, y con diferentes protagonistas.

Miki fue una auténtica pesadilla durante toda la noche para su par, al que supero de manera constante, y suya fue la primera en el minuto 2 de partido, que pudo suponer el 1-0. En el minuto 15, fue Luis González, el que mandó la pelota al travesaño en boca de gol.

Miki, bi-goleador de la Final, completó un partido fantástico.

En el segundo acto, los camargueses salieron dispuestos a sacudirse el dominio al que habían sido sometidos en el primer periodo, si bien es cierto que la posesión de la pelota se igualó a medida que iban pasando los minutos, el dominio de los de Pablo Casar no se veía recompensado con verdaderas acciones de peligro. Sí seguía generándolos el Trope, que en el minuto 65 veía como Juan Fresno encaraba a Rafa Pedrero, auténtico valuarte de su equipo en el día de ayer, que pasaba la pelota a Miki, disparando éste a puerta para que el bravo portero se luciera y de qué manera.

Ya en el primer periodo de la prórroga, llegó el primero de los goles de la final, obra de Vitali que se adelantó de buen testarazo a todos en un centro medido  desde la derecha del ataque.

No se hizo esperar la reacción de los de Geli, que sólo dos minutos después, llevaba nuevamente las tablas al marcador con golazo de Miki.

Esto espoleó a los nuestros, que sin prisa pero sin pausa, volvieron a “mandar” en el césped y ello propicio que en el minuto 105, Jorge Rodríguez recibiera una pelota aérea en el punto de penalti, y con calidad, con el pecho, la dejó franca para que Riki pusiera por delante en el marcador a los nuestros.

Cuando todos dábamos por hecho que el partido iba a finalizar con victoria del Trope, nada más lejos de la realidad. Aún faltaban un par de goles, y muchas emociones. Se cumplía el minuto 118 cuando un pase a la espalda de la zaga de los nuestros, llegó a las botas de Izan, que valiente en su acción supo superar a Rubén Lavín en su salida. Nuevamente tablas en el marcador, y el bravo jugador del Escobedo tuvo que abandonar lesionado el terreno de juego, al perecer sólo con un hematoma, dejando a su equipo con diez efectivos al haber efectuado todos sus cambios.

Juan Fresno se mostró muy activo en El Sardinero.

Una vez más, cuando todos dábamos por hecho que el Campeón iba a ser el más afortunado en la ruleta rusa de los penaltis, llegó el segundo en la cuenta particular de Miki, cuando el reloj marcaba más de 120 minutos de juego, y llevó el delirio a los aficionados, que por parte de los nuestros había en buen número en la tribuna de El Sardinero.

No hubo tiempo para más, y el Trope se proclamó Campeón, convirtiéndose de paso de esta manera en el único representante cántabro de esta competición en su fase nacional.

Enhorabuena equipo !!!