El Trope, se convirtió el pasado miércoles 15 de agosto en finalista de la Copa R.F.E.F. en su fase autonómica, gracias a su victoria por 2-0 ante el C.D. Laredo, en partido disputado en la sede elegida en esta edición, el Campo Municipal de Fútbol Juan Mª Parés Serra de cabezón de la Sal.

Al igual que ya ocurrió en la anterior eliminatoria frente a la U.D. Sámano, el C.D. Tropezón se mostró superior a su rival en prácticamente todas las facetas del juego y durante gran parte del partido. De hecho, podemos destacar apenas una única ocasión clara de gol por parte de los pejinos a lo largo de los noventa minutos de juego, cuando apenas llevaban transcurridos tres minutos de juego, y Manu Cobo encaró a Rubén Lavín, enviando el esférico desviado.

Mario se estrenó en la faceta goleadora con su nuevo equipo, el Trope.

Después de un arranque intenso de los costeros, el Trope tomó la batuta y el tempo del juego, con Luis Gómez y Luis González muy “mandones” en la parcela ancha, y con un Miki que era una auténtica pesadilla para la zaga laredana.

Fue en el minuto 15, cuando precisamente Miki logró el primero de los goles, merced a un medido pase de Víctor, batiendo a Puras de disparo raso.

Destacar una pena máxima no sancionada sobre Juan Fresno, y un mano a mano de Jorge Rodríguez con Puras, en el que el delantero taniego intentó de manera infructuosa una vaselina.

Con esto, y con la segunda cartulina que Xabi vio después de su grave error, que propicio la ocasión mencionada de Jorge, el Laredo se quedó con diez efectivos por la expulsión del defensa.

Ya en el segundo periodo, el Laredo quemó la naves como era de esperar, mostrándose como un digno rival, en la misma medida que el Trope se sentía cómodo, controlando el partido a su antojo, ante la pérdida de fuelle de los rivales por el cansancio acumulado, más jugando con diez.

Cuando el partido agonizaba, llegó la puntilla para el Laredo, gracias a una jugada perfectamente trenzada por parte de Jorge Rodríguez, que sirvió al bueno de Iván Zarandona en la derecha del ataque taniego, para que éste pusiera el balón en el segundo palo, donde Mario mandó inapelablemente la pelota al fondo de las mallas, sentenciando el partido.

En la segunda eliminatoria, la U.M. Escobedo se impuso por la mínima a un siempre combativo C.D. Cayón por la mínima, convirtiéndose de esta manera en el rival del Trope, y defensor del título conseguido la pasada campaña, en la final que se disputará en próximo 12 de septiembre en los Campos de Sport de El Sardinero.