Luis Gómez disputa un balón aéreo.

El Trope cayó derrotado nuevamente en Santa Ana por 1-2 ante el A.D. Siete Villas, en lo que fue la jornada 8 del Campeonato de Liga de 3ª División, en partido disputado e los Campos de Santa Ana, el pasado viernes 12 de octubre.

Antes del comienzo del partido, se guardó un minuto de silencio en memoria de los fallecidos en las recientes inundaciones de Mallorca.

Los que acudieron a Santa Ana, una vez más se fueron decepcionados por la derrota, justa, que cosecharon los nuestros ante un buen Siete Villas.

Lo preocupante, no es caer derrotados, al fin y al cabo, esto no es más que un juego, y la mayor parte de las ocasiones gana el que más o mejor sabe jugar, y el más acertado. Esto fue lo que una vez más ocurrió en el partido. No es que el Trope jugará especialmente mal, ni que los de Castillo lo hicieran tremendamente bien. Simplemente, ellos estuvieron más acertados de cara a gol, y mejor ordenados en defensa que los nuestros, que las tuvieron, dicho sea de paso, como casi en todos los partidos que llevamos de campeonato, pero sin embargo no mejoraron el porcentaje “bajísimo” de acierto de cara a gol, en función de las ocasiones más o menos claras que se generan.

De hecho, se adelantaron los visitantes en el minuto 21, a través de Roberto Cano, que supo batir a Iván de disparo seco y raso desde el vértice del área, después de una grave imprecisión de Víctor en primera instancia, y Alex Díaz después.

Por aquel entonces, Juan Fresno ya había gozado de un buen disparo en el minuto 18, y de una ocasión clamorosa en el 31, que rechazó un defensor.

En el 36 volvió Roberto Cano a tener otra clara de gol, disparando fuera la pelota con todo a su favor para llevar el 0-2 al marcador.

Con este resultado se llegó al descanso, y no tardó el Trope en volver a poner las tablas en el marcador en el minuto 51, con un gol de Jorge, que por cierto, ya empieza a ver puerta con asiduidad, por lo cual nos felicitamos.

Víctor Sánchez conduce la pelota en Santa Ana.

Había conseguido el Trope, relativamente  rápido los más complicado, que era devolver el equilibrio al marcador, pero cuando se cumplía el minuto 61, el árbitro decretó pena máxima para los visitantes, por mano dentro del área de Iván Zarandona, poco protestada por cierto, de cuyo lanzamiento se encargó Roberto Cano, para que Iván en primera instancia detuviera de formidable intervención la pelota, cuyo rechace volvió a recoger el propio Cano, acomodándose la pelota para ya sí batir nuevamente la meta local, ante la pasividad de la defensa.

De ahí al final, los nuestros acosaron la meta visitante, sin cosechar nada positivo, a pesar de los cambios que Geli introdujo en el terreno de juego.

Situación de cierto preocupación entre los nuestros, que ven como ya han volado 6 puntos de Santa Ana, de manera totalmente inesperada.