Vicky cuajó un gran partido frente al Velarde.

Llegó la quinta victoria de la última media docena de partidos, el otro resultado fue un empate, en la que fue la jornada 24 del Campeonato de Liga de 3ª División, que enfrentaba por segunda jornada consecutiva en Santa Ana al Trope y al Velarde C.F.

Ganaron los nuestro por un claro 3-o, en un partido de mero trámite de dos equipos que tienen objetivos completamente dispares en esta competición. Los visitantes, que luchan por no entrar en puestos de descenso, y el Trope que sigue a la caza y captura de los primeros puestos de la clasificación.

El partido fue de claro dominio de los locales en todas las facetas del juego. No pasaron apenas problemas en el área de Iván, y resolvieron bien un partido que en otras ocasiones, han sido infructuosos para los intereses de los nuestros. De entrada, eso es digno de valorar.

Pudimos ver además al último fichaje de Trope, Vicky, liderando con su juego y buen criterio en la medular, aunque en líneas generales en reseñable el buen trabajo colectivo y generosidad que mostraron los 14 jugadores que ayer saltaron al terreno de juego.

La primera ocasión digna de ser reseñada, fue obra de Riki, que disparo a puerta, marchándose junto a la cruceta de la portería visitante.

El primero de los goles, y primero de su cuenta, fue obra de Perujo en el minuto 23, batiendo con disparo raso y cruzado a Pablo.

Con este resultado y poco más que anotar, en un primer tiempo algo “anodino” y falto de ocasiones por parte de ambos equipos, se acabó el primer periodo de juego.

Rafa Escobedo junto a Jorge y Brice.

Ya en el segundo periodo, el Trope no quiso especular con el partido y consecuentemente con el resultado, y volvió a marcar por mediación de Riki en el 49 después de un buen servicio de Rafa, en una buena jugada plagada de combinaciones.

El tercero llegó en un contragolpe de libro, cediendo la pelota Fresno a Riki en velocidad, para que éste se la pusiera Perujo que no perdonó frente a Pablo.

Quería más el Trope, y pudo conseguir el cuarto cuando el partido agonizaba, en el minuto 90, a través de ocasiones de Miki, que estrepitosamente no acertó a meter una pelota cuando todos daban por hecho el gol, y un disparo de Guti desviado poco después.