Ayer se disputó la jornada 4 del Campeonato de Liga de 3ª RFEF, y que enfrentó en Santa Ana a dos de los equipos llamados a estar al final del Campeonato Liguero en lo más alto de la tabla.

Los santanderinos, se llevaron de manera justa la victoria por 1-3, en un partido donde los nuestros volvieron a adolecer de lo mismo que en las anteriores jornadas. Nos explicamos.

El partido comenzó con un Trope dominador, como de hecho fue la dinámica en la mayor parte del partido, posesión del balón, buena triangulación del balón, veticalidad constante, penaltis y… falta de acierto de cara al gol.

Por otro lado, pudimos ver a un equipo, el del barrio capitalino de La Albericia, que era 100% efectividad y buen hacer. En la primera que llegaron, llegó el premio del gol. Eso que todos queremos para los nuestros, pero a lo que sólo unos pocos tienen acceso.

¿Los nuestros? Buen juego, sí. Ocasiones, sí. Buena actitud, también. Pero… no marcamos, no al menos en la medida de las ocasiones más o menos claras de gol que se generan. Así, es muy, muy complicado sacar resultados positivos, que al menos de momento, eso, los resultados, son lo que interesa, debido a los escasos puntos que llevamos en la clasificación.

Pudimos ver ayer ocasiones claras, balones al palo, rozando la madera, etc… pero, como bien les decimos, el gol escasea, y eso, es la esencia del fútbol y lo que hace que el ánimo se eleve, y lo más alto de la tabla se vea más cerca.

En el minuto 5 Tresgallo mandaba la pelota a la madera de la meta defendida por Rubén Lavín. En el minuto, 27 llegó el primero de los goles de los santanderinos, y por ende primero en la cuenta de Jony. Un gol de pizarra.

En el minuto 36, llegó el segundo de los goles de Jony, con un inocente robo de balón en banda derecha a la altura del mio campo, y perfecta definición de los de Fran.

Cuando estaba agonizando el primer periodo, gol anulado a Borty por presunta posición de fuera de juego.

Con 0-2 se marchaban ambos conjuntos a las casetas. Sin duda, Gómez necesitaba un plan B.

Salieron los nuestros a lo mismo que en el primer periodo. A tratar con buen criterio la pelota, e intentar recortar distancias en el luminoso.

Mejor, no se podían poner las cosas para llegar a tal fin, ya que a los dos minutos de la reanudación, el árbitro decretó pena máxima a favor de los intereses del Trope. De su lanzamiento se ocupaba Borty, y de exhibirse se ocupó Rubén Lavín para detener el mismo.

Con ídas y venidas, los minutos iban pasando y los santanderinos seguían con una renta cómoda de goles en el marcador, que pudieron ser más incluso, si hubieran estado más acertados de cara a gol en alguna que otra que tuvieron.

En el minuto 84, llegó el gol de Guijarro que acercaba a los nuestros al menos a lograr puntuar en el partido de hoy. Puro espejismo. En el 89, perfecta contra de los santanderinos que culminó Juan Fresno por abajo ante la salida de Mario, sin que este pudiera evitar el definitivo 1-3 que campeó en el marcador al final del partido.

Toca seguir trabajando. Ánimo.