Alex Díaz pugnando con Perujo.

Con empate 1-1 finalizó hoy el partido que el C.D. Tropezón disputó en Santa Ana frente a la S.D. Textil Escudo, en lo que fue la jornada 10 del campeonato de liga de 3ª División.

Quince son los puntos que el Trope lleva conseguidos de treinta posibles, y dos semanas consecutivas, son las que el Trope lleva padeciendo arbitrajes cuando menos no acordes a la categoría que ostentamos.

Hoy tristemente, el colegiado y sus auxiliares se han convertido en los protagonistas de un partido marcado por la adversidad meteorológica, y por los errores arbitrales que por momentos desquiciaron a ambos contendientes, aunque claramente el perjudicado de verdad una vez más volvió a ser el equipo dirigido por Geli, que acabó con él mismo expulsado en el minuto 65, y donde no vamos a entrar en si su expulsión es motivada o no, pero sin duda todo vino motivado por desacuerdos en decisiones arbitrales que afectan al devenir y el resultado de un partido de fútbol, donde las entidades deportivas se juegan mucho más de los que los colegiados se pueden imaginar.

Adrián Zorrilla, un valuarte por la banda derecha del Trope.

Desquiciaron, por que no fueron ecuánimes en la toma de decisiones de uno y otro bando en acciones similares, y por su flagrante falta de diálogo con los protagonistas, los jugadores,  que como en el caso de Riki cuando vio su segunda amarilla, sólo le dijo al colegiado que “si no iba a pitar ninguna falta a favor de los locales”. ¿Esto se traduce en falta de respecto o desconsideración alguna? Si eso es suficiente motivo para dejar a un equipo con diez jugadores sobre el terreno de juego, está bien expulsado y no hay más que objetar en ese sentido. Sí objetamos, que debería pitar de igual forma en un sentido de el campo que en el otro. Hoy sin duda, no ha sido su día. Y lo triste no es que no sea el día del árbitro, lo triste son los daños colaterales que genera en este caso en el equipo amarillo. Tantos, que nos vemos en la obligación de informar a los lectores que a su vez no hayan asistido a Santa Ana.

En lo meramente deportivo, como decíamos día complicado por las adversidades del clima, donde el Trope volvió a tener numerosas ocasiones de gol, pero sólo fue capaz de materializar el que Zarandona consiguió en el minuto 16.

Se encargó de neutralizar ese tanto Perujo en el minuto 56, siendo además el ex-jugador taniego una auténtica pesadilla para los nuestros en muchas fases del partido.

Jugó incluso mejor el Trope con diez jugadores, llegando con claridad a las proximidades de la meta de Alberto. Tuvieron arreones también los de Cabezón, que no fructificaron en nada reseñable, y que también acabaron el partido con diez efectivos sobre el terreno de juego, al ver Adri tarjeta roja directa en el tiempo de descuento, cuando agarró a un atacante local que encaraba la portería siendo el último defensor.